La mafia de Vidal: más de 80 espías realizaron espionaje ilegal durante su gobierno

Los agentes espiaron en comederos populares y acumularon fotos de niño/as. La peor verguenza de la democracia argentina.

El escándalo de la “gestapo de Vidal” parece no acabar nunca. Cada día, se conocen nuevos detalles del momento más oscuro de la democracia argentina desde 1983. Solo la dictadura genocida tuvo prácticas más aberrantes y sistemáticas, que no pueden compararse por la escala y porque incluyeron desapariciones de personas y asesinatos masivos. Detalles de Cambiemos y la mafia del espionaje ilegal.

Según reseñó Página 12, durante el oscuro gobierno de María Eugenia Vidal se desplegaron en Buenos Aires 87 agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que hacían tareas de espionaje ilegal, como se vio en el video en el que hablan de una “gestapo antisindical” junto a funcionarios de Vidal. Entre las tareas de inteligencia estuvo espiar qué pasaba en los comedores populares y merenderos. Escandaloso.

Según trascendió, los agentes atesoraban fotos de niñes comiendo o celebrando el día de la infancia. Para esa misión que difícilmente pueda catalogarse de alto riesgo, la AFI destinó más de diez millones de pesos. “El caso más voluminoso y profuso del espionaje fue el que se dio en el AMBA. Fue el espionaje más extendido y brutal”, aseguró a Página/12 Leopoldo Moreau, presidente de la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia, que está trabajando en un informe sobre las tareas de inteligencia ilegal en la provincia durante el gobierno de Vidal.

Vale recordar que la AFI estuvo en manos de Gustavo Arribas, íntimo amigo de Mauricio Macri. Los agentes, se sabe, entraban a reuniones de gabinete en PBA y también a Casa Rosada. ¿Pueden no haber sabido lo que estaba pasando Macri y Vidal?

leer más

Se conocieron imágenes de Vidal, Pepín Rodríguez Simón y Carrio en la casa del procurador Conte Grand

Siguen apareciendo pruebas del entramado mafioso que puso en marcha el macrismo.

Siguen apareciendo más pruebas sobre el funcionamiento de la mesa judicial antisindical de María Eugenia Vidal. Anoche, en su programa de C5N, el periodista Juan Amorín reveló imágenes exclusivas de la ex gobernadora junto al prófugo “Pepín” Rodríguez Simón y Elisa Carrio ingresando a la casa del procurador Julio Conte Grand. Conte Grand fue funcionario macrista antes de ser el jefe de los fiscales bonaerenses. Es decir: tendría que investigar a sus compañeros de Ejecutivo. Una verguenza.

Por otro lado, se supo que el 24 de agosto de 2017 Marcelo Villegas y María Eugenia Vidal visitaron Casa Rosada, un día antes de que el ex ministro de trabajo bonaerense presentara ante la justicia todas las notas contra el sindicalista Juan Pablo “el Pata” Medina.

Lo que cada vez queda más claro es que el macrismo, desde Casa Rosada y la gobernación de Buenos Aires, puso en marcha todo un andamiaje mafioso que incluyó a funcionarios de Cambiemos, a espías, a fiscales, jueces y medios de comunicación. El objetivo: perseguir a todo aquel que se enfrentara a Cambiemos. Se persiguieron de modo ilegal a más de 300 personas e instituciones durante 4 años. Desde la dictadura genocida nunca antes se había visto algo similar.

leer más