Abuelas lanzan una novedosa campaña en la búsqueda de más nietos

Proponen compartir fotos de personas de la franja etaria de los 40 años, que se están vacunando, para encontrar hijos de desaparecidos nacidos o secuestrados durante la última dictadura.

Read More

Carlotto sobre el nieto 122: “Este caso demuestra que los desaparecidos son 30.000 o más”

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo oficializó la restitución del hijo de Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante, quien no estaba denunciado como desaparecido. “La verdad y justicia siembre vencen al olvido y al silencio”, remarcó al apuntar contra el gobierno de Cambiemos que pone en duda la magnitud del genocidio.

Las Abuelas de Plaza de Mayo brindaron hoy una conferencia de prensa junto a los tíos biológicos del nieto 122 para brindar detalles del caso. Debido a que ha pedido “reserva y tiempo”, hasta ahora sólo se informó que el  hijo de los militantes montoneros Iris Nélida García Soler y Enrique Bustamante nació en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), tiene 40 años, es padre de dos hijos y no vive en la ciudad de Buenos Aires.

Iris y Enrique fueron secuestrados en 1977 por represores de la Policía Federal en la pensión en la que vivían, en la calle Tacuarí al 400 de Capital Federal. Ambos fueron vistos en el centro clandestino de detención “Club Atlético” y, por testimonios de sobrevivientes, se supo que Enrique fue llevado a la ESMA y luego devuelto al Atlético. Iris estuvo en Atlético hasta mayo de 1977, momento en que fue llevada a la ESMA para dar a luz. Sus compañeros de cautiverio la llamaban “La Lobita”.

La denuncia sobre el embarazo y la desaparición forzada de Iris había sido realizada por su padre, Manuel García, pero su compañero, apodado “El Lobo”, no estaba denunciado como desaparecido.

A fines de 2004, una persona liberada de la ESMA, que había militado en el mismo ámbito que la pareja, pudo identificar al “Lobo” y a “la Lobita” o “Tita” como Enrique Bustamante e Iris Nélida García. De esta manera, pudo incorporarse un nuevo caso al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG).

Sin embargo, hasta ese momento no había familiares de Enrique para contactar, ya que no estaba denunciado como desaparecido y sus padres ya habían fallecido. Recién en 2010, una prima se acercó a la Secretaría de Derechos Humanos para solicitar información sobre Enrique y se pudo realizar la denuncia e incorporar el grupo familiar al BNDG.

“Este caso demuestra que los desaparecidos son 30.000 o más”, dijo la titular de Abuelas Estela de Carlotto en alusión a los dichos del propio presidente Mauricio Macri y varios de sus funcionarios con los que pusieron en duda la cifra denunciada por los organismos de Derechos Humanos.

“La verdad y justicia siembre vencen al olvido y al silencio”, sostuvo la presidenta de Abuelas y exigió que el Estado “acompañe con políticas públicas el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”, ya que “hay cientos de familias que esperan ese abrazo”.

Read More

Ahora el PRO pone en duda la identidad de los nietos recuperados

En su avanzada contra los derechos humanos, ahora un dn dirigente del PRO pidió hacer nuevos ADN a nietos recuperados. Se trata de Eduardo Morillo, quien resaltó que desde que el presidente Mauricio Macri asumió "no aparecieron más nietos recuperados".

Un dirigente del PRO de Chubut y posible candidato a diputado nacional por Cambiemos puso hoy en duda la identidad de los nietos recuperados.

Se trata de Eduardo Morillo, quien en su cuenta de twitter resaltó que desde que el presidente Mauricio Macri asumió, "no aparecieron mas nietos recuperados", al tiempo que se preguntó "qué pasaría si les pedimos un nuevo ADN" a los que ya fueron descubiertos.

Morillo es licenciado en Ciencia Política, asesor en Estrategia, presidente nacional de la agrupación PRO Alberdi y precandidato a diputado nacional para las próximas elecciones parlamentarias.

El mensaje generó múltiples críticas en las redes sociales, incluso por parte de la agrupación H.I.J.O.S.

y el ex secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda.

Además, los usuarios de Twitter le recordaron al dirigente del oficialismo que en el 2016 también se recuperó la identidad de varios nietos.

Read More

Las Abuelas de Plaza de Mayo presentaron al nieto 120

Abuelas de Plaza de Mayo presentó ayer a la tarde al nieto 120, José Luis Maulín Pratto, quien a 38 años de ser apropiado durante la última dictadura cívico-militar, la Justicia Federal de Santa Fe aún no le restituyó su verdadera filiación ni su nombre.

“Después de conocer hoy en profundidad a José Luis y su historia, Abuelas decidió incorporarlo al listado de nietos restituidos y darle la bienvenida”, informó la asociación presidida por Estela de Carlotto.

En una conferencia de prensa, se explicó que el caso “no se registraba entre las denuncias de niños desaparecidos en Abuelas de Plaza de Mayo, ni tampoco en los nuevos casos que, gracias a las investigaciones de la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), se van incorporando al Banco”

“Sin embargo, se trata de otro caso de sustracción, ocultación y falsificación de identidad de un bebé en el marco del terrorismo de Estado, como todos los de nuestros nietos y nietas apropiados”, añadieron las Abuelas.

En octubre de 1976, en la ciudad santafesina de Reconquista, una patota integrada por policías, miembros de la III Brigada Área de Reconquista y personal militar realizó un operativo en la casa de una joven pareja. A los golpes, destrozando todo, secuestraron a Rubén Maulín, un trabajador y militante político del PRT, adelante de sus dos hijos pequeños y de su esposa Luisa Beatriz Pratto, embarazado de cuatro meses. En el mismo operativo se llevaron a la madre de Rubén, Ana Elena Schoesting, y otros familiares. Luisa quedó sola con sus dos hijos y su embarazo. Semanas más tarde, su hermana menor, Griselda, llegó de Buenos Aires para ayudarla pero también fue secuestrada.

Los represores se ensañaron con Luisa: fue torturada en su domicilio, frente a sus hijos, y violada en reiteradas ocasiones. Cuando fue a dar a luz a un sanatorio privado local, el 26 de marzo de 1977, Luisa fue registrada con el nombre de la apropiadora -Cecilia Góngora de Segretín-, evidenciando la premeditación del delito pero, a la vez, dejando la prueba del apellido que llevaría su hijo.

El bebé fue entregado así al matrimonio conformado por José Ángel Segretín y Cecilia Góngora, vinculados familiarmente a la Fuera Aérea, y pasó a llamarse José Luis. Sus apropiadores lo inscribieron en el Registro Civil con un acta de nacimiento fraguada, firmada por la doctora Elsa Nasatsky de Martino.

En la causa que se lleva adelante en Santa Fe están imputadas Góngora y Nasatsky, quien atendió el parto el 26 de marzo de 1977.

La investigación se inició en noviembre de 2008 a partir de las declaraciones testimoniales de Luisa y su hermana Griselda Pratto en el Juzgado Federal de Reconquista, en el marco de la causa Sambuelli.

En enero de 2009, José Luis llamó a Luisa luego de esucharla en una entrevita radial y le dijo que, según las descripciones que ella había dado, él podría ser su hijo. Se encontraron por primera vez en febrero, y en abril se presentó a la justicia para reclamar por su identidad. Rápidamente José Luis, Rubén Maulín y Luisa Pratto viajaron a Buenos Aires y realizaron el estudio en el Banco Nacional de Datos Genéticos para confirmar su vínculo: era el hijo que durante 32 años habían buscado.

“José Luis dice que recuperó a su familia y su familia lo recuperó a él; desde 2009 mantiene una relación estrecha que se fortalece día tras día”, explicaron las Abuelas de Plaza de Mayo.

Read More

Chicha Mariani se reencontró con Clara Anahí, la nieta recuperada 120

La abuela de Plaza de Mayo María Isabel Chorobik de Mariani, más conocida como "Chicha", se reencontró este miércoles con su nieta Clara Anahí Teruggi, después de 39 años de búsqueda, tras confirmarse una probabilidad del vínculo del 99,9%, se informó desde la Fundación Anahí. De este modo, Clara se convierte en la nieta recuperada N° 120, gracias a la incansable tarea de los organismos de DDHH y la colaboración del Estado Nacional.

Sobre más detalles de la historia de Clara Anahí, se conocerán el próximo lunes 30 , cuando Abuelas presenta la noticia en una conferencia de prensa programada para las 10.30. Por lo pronto, Chicha compartió una foto con su nieta, que le da motivos de celebración de las fiestas a toda la sociedad, esta noche.

Chicha celebró y compartío la noticia a través de su cuenta de Facebook. "Luego de 39 años de incansable búsqueda se han reencontrado Chicha Mariani con su nieta Clara Anahí, en lo que representa uno de los mayores anhelos de la sociedad argentina en el camino de la restitución de los nietos desaparecidos bajo la dictadura cívico-militar".

Se detalló, asimismo, que quien fuere fundadora de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo "jamás abandonó la búsqueda de su nieta y de todos los nietos en general, promoviendo en el campo de las ciencias genéticas se resolviera la posibilidad de establecer la identidad de los niños desaparecidos en ausencia de sus padres".

"Bajo estas condiciones y tras un riguroso mecanismo de determinación del vínculo biológico ha quedado establecida la probabilidad de vínculo en el 99,9%”, se detalló.

Además, se destacó que Clara Anahí "ha sido perseverante en encontrar el modo de llegar a su abuela y asegurar mediante los estudios genéticos su vínculo biológico".

"En pocas horas ese vínculo adoptó las modalidades más afectivas y de alto compromiso amoroso. Compartimos con millones de personas en la Argentina y en todo el mundo, esta inmensa alegría y el reconocimiento a su solidaridad", concluyó el post.

Clara Anahí había sido apropiada por la dictadura cuando tenía tres meses de vida en la calle 30 número 1134, entre 55 y 56, de la ciudad de La Plata el 24 de noviembre de 1976, momento en el cual empezó la búsqueda por parte de su abuela.

Read More